Christian Video Broadcasts and Ministry Television Online

Alimento Diario - 4 de Febrero

February 4, 2012

Share with your friends
  

 

¿Qué medicina debo tomar?

No seas sabio en tu propia opinión; más bien, teme al Señor y huye del mal. Proverbios 3:7

En un país como Venezuela, donde las personas tienen recursos limitados, es costumbre que cada uno se auto medique sin ir a consultar al médico. A veces, al hacerlo, pasamos por alto un problema serio, o nos rehusamos a creer que tengamos algo serio.

Lo mismo puede suceder con nuestra salud mental y espiritual.

Dado que todos somos pecadores, todos tenemos una enfermedad espiritual. Y, como somos humanos, no tenemos remedios que puedan auto ayudarnos. Pero en vez de buscar una solución positiva y poderosa para nuestra situación, preferimos seguir el consejo de quienes pueden ayudarnos tanto como nosotros mismos.

Sin reconocer la causa verdadera de nuestros problemas, sufrimos la enfermedad terminal más común que existe en los seres humanos: el egoísmo. 

En contraste con lo que nosotros no podemos hacer por nosotros, Dios envió a su Hijo Jesucristo, cuyo sacrificio hace posible que él se haga cargo y sane la plaga del pecado que nos mata en esta vida y para la eternidad.

El tratamiento consiste en tener la fe que nos trae dosis constantes de perdón. Éste es único remedio efectivo que puede aliviar el dolor y restaurarnos la salud espiritual. Y, aunque nos parezca mentira, este remedio, que Jesús compró al derramar su sangre, está a nuestra disposición en forma gratuita.

Ese es el mensaje que los cristianos siempre han compartido, y es el mensaje que Cristo Para Todas Las Naciones comparte con el pueblo de Panamá. Pidamos que el Espíritu Santo toque los corazones de muchos para que crean en el Salvador y utilicen la “medicina” que él ganó para nosotros.

ORACIÓN: Mi amigo Jesús, siempre pensé que para estar bien todo lo que necesitaba era tener buena salud y dinero. Pero ahora me doy cuenta que estaba equivocado, pues lo que realmente necesito es tu perdón, tu restauración, y la certeza de la salvación que sólo tú puedes darme. Concédeme esto, Señor. Amén.

Biografía del autor: Esta devoción fue escrita por el Prof. Marcos Kempff, quien durante varios años colaboró con la Oficina de Cristo Para Todas Las Naciones en Panamá.

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones  

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Share with your friends

Sponsors

Loading
Working...