5 PERCEPCIONES ERRONEAS SOBRE TUS SUEÑOS 

Muchas personas no están viviendo sus sueños. Han renunciado a ellos. Han racionalizado que no son realistas o que no se pueden realizar.  Tu puedes superar los obstáculos que te han impedido cumplir tus sueños. En lugar de rendirte, puedes reconocer cuales son estas percepciones erróneas sobre tus sueños.

NO TENGO UN SUEÑO

La primera percepción errónea sobre los sueños es simplemente esta: "No tengo un sueño.   Soy una persona simple.  No hace falta hacer mucho para hacerme feliz”.   Tienes sueños porque cada ser humano creado por Dios recibe un sueño dado por Dios. No es que no tengas un sueño, es que has elegido de alguna manera ignorarlo.

TENGO QUE INVENTAR MI PROPIO SUEÑO

La próxima percepción errónea sobre los sueños es que, "tengo que averiguar cuál es este sueño".  No tienes que inventarlo. Ya ha sido plantado en ti. Dios ya te ha dado ese sueño y francamente, ese sueño ya estaba en su mente antes de que tu nacieras.  Me encanta la escritura en Jeremías 1:5 donde la Biblia nos dice: "Antes de que nacieras, Jeremías, te elegí para hablar por mí”.  Simplemente necesitas descubrir tú sueño.  No lo tienes que inventar. Dios se ha ocupado de esa parte por ti.

MI SUEÑO NO ES TAN IMPORTANTE

Esta es otra percepción errónea. "Tengo un sueño, pero no es tan importante". Nadie puede cumplir ese sueño excepto tú si Dios te lo ha dado.  Además, ¿quien podría decidir si un sueño es o no importante?  Al final, lo único que importa es lo que tú piensas al respecto y lo que Dios te ha guiado a hacer, no las opiniones de otras personas.

TENGO UN SUEÑO, PERO DIOS TIENE QUE HACERLO SUCEDER

Una cuarta percepción errónea es: "Tengo un sueño, pero Dios tiene que hacerlo realidad. Bueno, yo tengo un sueño y tan pronto como Dios quiera comenzar a moverse en esa dirección, todo se hará realidad”.  Tienes que hacer algo. Cuando hacemos todo lo que podemos, Dios hace lo que solo él puede hacer.  Necesitas hacer tu parte y Dios ciertamente hará su parte.

TUVE UN SUENO, PERO ES DEMASIADO TARDE

Esta percepción errónea final puede ser la que se aplica a la mayoría de las personas en la actualidad, "tuve un sueño, pero es demasiado tarde. Ese barco ha zarpado, ese sueño está muerto”.  Nunca es demasiado tarde. Tú nunca sabes lo que Dios puede hacer. Nunca sabes cómo puede obrar Dios. No te digas que es demasiado tarde. Supera las percepciones erróneas sobre tus sueños. 

 


 

Listen to Pastor Rick's High Impact Living broadcast on Oneplace.com.

Watch Pastor Rick's High Impact Living broadcast on Lightsource.com.