ARMANDO EL ROMPECABEZAS

En Navidad, una familia en nuestra iglesia nos regaló un rompecabezas. Sabían que nuestra recién ampliada familia estaría junta por primera vez en Navidad. Pienso que ellos imaginaron que sería divertido armar un rompecabezas juntos. 

Bueno, nunca habíamos hecho un rompecabezas juntos en familia. Ni siquiera una vez. En realidad, no era tan solo cualquier rompecabezas. Era una pintura de Van Gogh. Una en la que una buena porción de la pintura predominaba el color azul del cielo. En otras palabras, fue bastante difícil especialmente para principiantes como lo éramos nosotros.

Mi hijo mayor, Matt con mi nuera Vicky, lo intentaron al igual que mi hijo menor Wes y mi esposa Michelle. Yo Nunca me involucre con eso en lo absoluto. Tenían ya bastante tiempo y habían logrado conseguir armar el borde. De hecho, casi se habían rendido cuando mi esposa tomó una pieza más para intentarlo nuevamente y finalmente lo resolvió. 

Ahora era el momento de empezar a juntar las piezas. Rápidamente perdieron a Matt pero aun así, pasaron algo más de tiempo en ello. Pronto Wes había renunciado y luego mi esposa también. Sólo quedo Vicky tratando de descifrar como armarlo todo por ella misma. Al mismo tiempo ella también cuidaba de nuestro nieto, así que ese rompecabezas nunca se llegó a completar. 

Después de que todos regresaron a casa, el rompecabezas todavía estaba en la mesa del comedor. Pronto llegó el momento de bajar todas las decoraciones navideñas y guardarlas. Y eso significaba que las piezas del rompecabezas fueran recogidas y puestas de nuevo en la caja también.

Toda esta experiencia me hizo pensar en el rompecabezas llamado vida. Tal vez nunca podamos ver todo el rompecabezas de nuestra vida armado. De hecho, dudo que cualquiera lo pueda lograr. Pero lo que Dios quiere que hagamos es simplemente colocar una pieza a la vez y tratar de encajarla. Confiando en El para que forme nuestras vidas de la manera que mejor nos conviene. Y creyendo que siempre es para nuestro bien.

Cuando el borde del rompecabezas se estaba armando, nos preguntábamos si tal vez faltaba una pieza porque no lográbamos completarlo. Pero luego Michelle lo miró desde otra perspectiva y vio cómo hacerlo. Tú debes creer que la compañía de juegos ha puesto todas las piezas en la caja para lograr completar el rompecabezas, finalmente es a eso a lo que se dedican.  Así que, necesitamos confiar en Dios, que cada pieza en nuestras vidas está allí por una razón.  ¡Es el trabajo de Dios y Él sabe lo que está haciendo!

 


 

Listen to Pastor Rick's High Impact Living broadcast on Oneplace.com.

Watch Pastor Rick's High Impact Living broadcast on Lightsource.com.