EL REGALO PERFECTO

Esta es la época del año para dar regalos. Juan 3:16 nos dice: "Porque de tal manera amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en El crea no se pierda, sino que tenga vida eterna". Dios no retuvo a su Hijo, sino que lo dio por nosotros. Entonces, todo el concepto, todo el fundamento de la entrega de regalos tiene su raíz y fundamento en nuestra comprensión de quién es Dios.

Dios es el dador más grande. Él es el dador original. Él es el mejor dador. Y lo mejor regalo que podría haber dado fue su regalo de Jesús. Dios sabía que había un problema con la pecaminosidad humana y su perfección. ¿Cómo atraviesas ese enorme abismo? ¿Cómo un Dios perfecto tiene una relación con personas imperfectas?

¿Cómo un Dios que es santo tiene una relación con personas a quienes sus pecados, transgresiones, defectos, debilidades y fracasos los mantienen lejos de él? El plan de Dios era Jesús. El sería el único mediador entre Dios y la humanidad. Dios nos dio a Jesús. Jesús fue un regalo planeado.

La Biblia nos dice desde el principio que Dios conocía el plan. Los profetas del Antiguo Testamento profetizaron que algún día habría un Mesías. Habría un Salvador del mundo. En la antigüedad, la relación de las personas con Dios involucraba sacrificios y vivir regidos bajo una ley muy estricta que nunca podrían cumplir. Los profetas previeron que en el futuro Dios haría un nuevo pacto basado en la gracia y Jesús sería el fundamento.

El es el regalo perfecto porque satisface la necesidad que nadie más puede satisfacer. Él nos salva. ¿De qué nos salva? Somos salvos de nuestra imperfección. Somos salvados del hecho de que no somos aceptables para Dios. Somos salvos de la separación eterna de Dios.

Y gracias a Jesús, somos perdonados. Su trabajo en la cruz nos da la oportunidad de recibir perdón. No significa que se nos perdona automáticamente. Debemos pedir ser perdonados. Sin embargo, cualquiera que pida ser perdonado será perdonado. Recibirán perdón y luego tendrán una relación con Dios a través de Jesús.

Pero el plan de Dios involucraba sacrificio, como todo lo que es dar. Sin embargo, no importa de la manera que lo quiera mirar, dar siempre implica sacrificio. Para dar algo, tienes que renunciar a algo, ya sea algo pequeño o algo grande. El sacrificio de Dios fue grande, fue el mayor sacrificio. Y estuvo dispuesto a darnos a Jesús porque no había otra manera de resolver el problema del pecado humano.

 


 

Listen to Pastor Rick's High Impact Living broadcast on Oneplace.com.

Watch Pastor Rick's High Impact Living broadcast on Lightsource.com.