SIGUE ORANDO

Recientemente tuve una reunión con alguien que es nuevo en orar regularmente. Él me dijo eso desde que comenzó a orar, las cosas han empeorado en lugar de mejorar. Él vino a mí como su pastor preguntándome qué podría estar haciendo mal. Le aseguré que no había nada que estaba haciendo mal. Le dije que a veces tenemos que seguir orando hasta que la situación cambia.

Lucas 18:1 dice: “Jesús les contó a sus discípulos una historia sobre cómo deberían seguir orando y nunca rendirse”. Es un mensaje bastante claro y simple. Vemos en la historia (v. 2-8) a una viuda que continuamente recurre a un juez hasta que ella obtiene lo que quiere de él, la clave en su respuesta fue su persistencia e importunidad.

¿Es Dios como este juez? ¿Debe Dios ser persuadido por nuestras súplicas y lágrimas para ser movido a ayudarnos? Dios conoce nuestras necesidades y está más preparado para dar que para recibir, así que ¿Por qué Jesús enfatiza la necesidad de persistencia en la oración?

¿Y por qué Jesús diría esta parábola a sus discípulos? Jesús había estado hablando con sus discípulos acerca de su segunda venida, lo que se llama la parusía. Él quería que estuvieran confiados y que no se rindieran cuando las cosas se pusieran difíciles. Quería que supieran que Dios siempre vindica a los que son suyos.

Jesús les había enseñado a sus discípulos acerca de la oración. Ellos le habían preguntado cómo orar y Él les había dicho. Les había enseñado a seguir preguntando, seguir buscando y seguir tocando y Dios respondería. Jesús sabía que cuando el sufrimiento y la persecución vinieran sus discípulos necesitarían orar más que nunca. Por eso les contó la parábola sobre la viuda y el juez. La viuda representaba a la persona más indefensa de la sociedad y el juez al más poderoso.

La viuda no tenía a nadie para representarla, no tenía dinero para sobornarlo. El juez no tenía temor de Dios, ni a los hombres y se negó a aceptar la petición de la viuda. Solamente y por ninguna otra razón, el juez le concedió a la viuda su solicitud porque ella era persistente, importuna y no podía soportar que ella lo molestara más. Entonces cuánto más Dios responderá a las oraciones persistentes de su pueblo.

Sigue orando, persiste y no te rindas. Ora hasta que Dios te dé la respuesta que esperas.

 


 

Listen to Pastor Rick's High Impact Living broadcast on Oneplace.com.

Watch Pastor Rick's High Impact Living broadcast on Lightsource.com.