Christian Video Broadcasts and Ministry Television Online

Alimento Diario - 24 de Marzo

March 24, 2011

Share with your friends
  

Una buena confesión

Pelea la buena batalla de la fe; haz tuya la vida eterna, a la que fuiste llamado y por la cual hiciste aquella admirable declaración de fe delante de muchos testigos. Teniendo a Dios por testigo, el cual da vida a todas las cosas, y a Cristo Jesús, que dio su admirable testimonio delante de Poncio Pilato, te encargo que guardes este mandato sin mancha ni reproche hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo, la cual Dios a su debido tiempo hará que se cumpla. Al único y bendito Soberano, Rey de reyes y Señor de señores, al único inmortal, que vive en luz inaccesible, a quien nadie ha visto ni puede ver, a él sea el honor y el poder eternamente. Amén. 1 Timoteo 6:12-16

En mis clases de estudio bíblico hablo acerca de las dos clases de confesiones que hay. Una clase de confesión es cuando confesamos nuestros pecados –ya sea en forma privada en nuestras oraciones, o en público con la congregación, o directamente con la persona contra la cual pecamos.

La otra clase de confesión es la que llamamos de “confesión de fe”, como el Credo de los Apóstoles, en el cual reconocemos “delante de Dios y de todos” lo que creemos.

Estas “confesiones de fe” han formado parte del pueblo de Dios durante mucho tiempo. Una profesión de los creyentes en los servicios del Sabbath era: “Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios es el único Señor. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas”  (Deuteronomio 6:4-5).

El discípulo Pedro dijo acerca de la segunda persona de la Trinidad: “Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios viviente” (Mateo 16:16). Ésta todavía sigue siendo una confesión poderosa y positiva.

¿Cuán a menudo hace una confesión? ¿En qué circunstancias una confesión “delante de Dios y de los demás” puede cambiar la vida de una persona?

ORACIÓN: Señor Jesús, ayúdanos a ver que el profesar nuestra fe en ti delante de los demás nos da la oportunidad de hacer, aquí en la tierra, lo que los ángeles hacen delante de ti en el cielo. Amén.

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Share with your friends

Sponsors

Loading
Working...