DEBE HABER ALGO MÁS

Recientemente estuve en el sur de la Florida. El clima estaba fantástico y había una belleza natural por todos lados. Fue difícil volver a la nieve y a la llovizna. Pero no todo era maravilloso.  El tráfico era una locura. También logre ver el enfoque en la búsqueda de placer. 

Cuando estábamos en South Beach, no podía dejar de ver los autos Rolls Royce, las tiendas de lujo y los clubes. Estaban por todas partes. Aquel lugar es el punto cero para el concepto comúnmente aceptado de la buena vida. 

Pero esta buena vida no toma en consideración la dimensión a largo plazo de la vida y ciertamente ignora la vida eterna.  La búsqueda de placer tiene implícita su emoción y diversión, pero ofrece poco o nada que dure para la eternidad.

El rey Salomón se habría adaptado perfectamente a la cultura de hoy. Él estaba comprometido a disfrutar de los placeres, ampliar su reino, adquirir más posesiones que nadie y obtener todo lo que su corazón deseara. Eclesiastés 2:10-13 nos dice: "Me dije a mí mismo, diviértete y disfruta de ti mismo. Continuó diciendo: "Quería averiguar qué era lo mejor para nosotros durante el corto tiempo que tenemos en esta tierra ".

Él participó de muchas fiestas, construyó una casa hermosa, acumuló una gran fortuna, tuvo mucho sexo y logró gran fama. Él obtuvo todo lo que quería e hizo todo lo que le hacía feliz.  Él logró lo mejor del placer a corto plazo y gratificación instantánea.

Sin embargo, eventualmente se lamentó por el resultado de su vida. Dijo en los versos 11 y 17, "Miré yo luego todas las obras que habían hecho mis manos, y el trabajo que tome para hacerlas: y he aquí, todo era vanidad. -17- Aborrecí por tanto la vida. Sus búsquedas lo dejaron anhelando algo más.

Ese algo más es Dios. La fe en Dios te saca de una búsqueda egocéntrica de la vida al introducirte a algo más grande que tú mismo. Dios nos ha creado para servirle a Él y a otros, no sólo para enfocamos en nosotros mismos. Encontramos importancia cuando no vivimos para nuestro placer sino para el de Dios. Amar a Dios y a otros traen consigo la mayor satisfacción.

Si te pasas la vida enfocado en ti mismo, te convertirás en un esclavo de tus propios apetitos. Desafortunadamente nunca encontrarás la llenura que buscas. El placer puede ser un sirviente encantador si está dedicado a Dios, de lo contrario es un amo terrible.

¿A qué amo le sirves? ¿Qué es lo que te impulsa? ¿Estás desperdiciando tu futuro en placeres a corto plazo o estás construyendo para la eternidad?

 


 

Listen to Pastor Rick's High Impact Living broadcast on Oneplace.com.

Watch Pastor Rick's High Impact Living broadcast on Lightsource.com.